San Antonio de Huaraz

San Antonio de Huaraz

Aquí tendremos que dejar constancia de lo que fue Huaraz antes del terremoto de 1970 año en que quedo arrasada la ciudad y por consiguiente nuestro convento e iglesia. Afortunadamente no hubo que lamentar desgracias personales de nuestros religiosos, pero sufrieron lo indecible y estuvieron en primera línea para socorrer material y espiritualmente a los sobrevivientes. Aun hoy día, en que se va trazando una nueva cuidad, siguen trabajando casi sin casa ni capilla incansablemente para ser que renazca una cuidad cristiana. No podemos hacer más que esta breve referencia pero de todos son conocidas las condiciones de cómo se trabaja allí.

Con todo daremos unos breves datos sobre lo que había sido nuestro convento de Huaraz antes del terremoto. El primitivo convento de esta ciudad se fundó como casa de Recolección en 1695 por el famoso P. Basilio Pons muerto en olor de santidad en 1709 se le concedió al fundador de Ocopa para el servicio de los misioneros entre infieles, y fue elegido en Colegio menor Misiones de 1747, aunque como tal duro pocos años. Por los años de la indecencia siguió la triste suerte de tantos otros conventos franciscanos, siendo clausurado en 1828 y su local convertido en Colegio nacional. En 1900 los Padres descalzos de Lima lograron hacer una fundación en Tingua, no lejos de la cuidad hoy desaparecía de Yungay, en el Callejón de Huaylas, según propósitos del P. Bernardino Gonzales para convertirla en casa de estudios superiores para todos los colegios Apostólicos del Perú. Aunque no se llegó a realizar y sus religiosos se dedicaron activamente al misterio apostólico por toda la religión y aun por remotas provincias. En 1917 se logró también la fundación de una casa en Huaraz que aumento su importancia en 1919 con la traslación a ella de la Comunidad de Tingua, cuyo convento quedo abandonado y convertido luego por el Gobierno en Granja-Escuela. La residencia de Huaraz fue elevada a Guardianía en 1924. Su iglesia y convento eran del todo nuevos, construidos bajo la dirección del P. Alberto Gridilla. Habían sido inaugurados en 1935. Era parroquia desde 1967, trabajando intensamente en distintas actividades apostólicas y atendiendo incluso a los pedidos de los pueblos vecinos. Estaban establecidos varias instituciones religiosas, se hacía catequesis y se dictaban clases en varios colegios. En fin, era una comunidad y parroquia floreciente hasta que vino el terremoto. Ahora hay que comenzar de nuevo, pero con medios más humildes y acomodados al ambiente de pobreza y necesidad.